grabar-_Darkroom
Written by Iñaki Barredo

¿SON LEGALES LAS GRABACIONES?

Grabaciones para evitar denuncias falsas

El Tribunal Constitucionalse ha posicionado al respecto de las grabaciones en el siguiente sentido: «Quien graba una conversación de otros atenta, independientemente de toda otra consideración, al derecho reconocido en el art. 18.3 CE; por el contrario, quien graba una conversación con otro no incurre, por este solo hecho, en conducta contraria al precepto constitucional citado

Es decir, NO SE PUEDEN GRABAR CONVERSACIONES AJENAS –eso solo se puede hacer con autorización judicial–.

Son cada día más habituales como medida de protección ante el riesgo de sufrir una denuncia falsa, que se graben con sus móviles las entregas y recogidas de sus hijos o cualquier otro momento que coinciden con sus ex.

Surge la pregunta: ¿es legal o no grabar estas situaciones?

Caso concreto: Padre que había sido denunciado por su ex en varias ocasiones, decide grabar las entregas de sus hijo/as como “medida de protección”.

En dicha resolución el punto de partida es que según la llamada jurisprudencia menor «… la falta de vejación injusta debe abarcar todas las conductas consistentes en maltratar, molestar, perseguir a otro perjudicándole o hacerle padecer, …, maltratar a una persona haciéndola sentirse humillada, … La vejación, en cuanto acto que supone maltratar, molestar a otro, perseguirle o hacerle padecer, comporta un atentado contra la libertad de la persona, al menos contra la libertad moral, puesto que el maltratado o molestado, ve limitado su derecho a verse libre de tales inconvenientes que la conducta del otro le impone

Por lo tanto, podemos concluir que grabar con vídeo las entregas y recogidas de los hijos no es delito siempre y cuando se grabe con la finalidad de contar con algún tipo de prueba de cara a una eventual denuncia por hechos relacionados con la violencia de género, pero habrá que probar que se graba con esa finalidad y no con ánimo de molestar.

Por su parte, el Tribunal Supremo en Sentencias n.º 883/1994, 178/1996, 914/1996, 702/1997 y 286/1998ha establecido que «la grabación de una conversación que tiene lugar entre dos personas y que uno de los intervinientes desea conservar para tener constancia fidedigna de lo tratado entre ambos, no supone una invasión de la intimidad o espacio reservado de la persona ya que el que resulta grabado ha accedido voluntariamente a tener ese contacto y es tributario y responsable de las expresiones utilizadas y del contenido de la conversación, que bien se puede grabar magnetofónicamente o dejar constancia de su contenido por cualquier otro método escrito. Cuando una persona emite voluntariamente sus opiniones o secretos a un contertulio sabe de antemano que se despoja de sus intimidades y se las trasmite, más o menos confiadamente, a los que les escuchan, los cuales podrán usar su contenido sin incurrir en ningún reproche jurídico.»

Por lo tanto, LAS CONVERSACIONES EN LAS QUE UNA PERSONA INTERVIENE  PUEDEN SER GRABADAS POR UNO DE SUS PARTICIPANTES.

Llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿pueden ser grabadas todo tipo de conversaciones en las que una persona interviene? Está claro que las conversaciones entre particulares .

Conclusión: Ante la posibilidad de realizar esas entregas en un Punto de Encuentro, no resulta lógico que se tenga que llegar a este extremo de tener que grabar como medida de protección.

Resulta evidente que como medida de protección, es factible la grabación, pero en la media de lo posible, debe solicitarse realizar las entregas en los Puntos de Encuentro.

Esta sentencia absuelve, no porque las grabaciones sean legales, sino porque entiende la Juzgadora que no se graba con la finalidad de molestar.

Por lo tanto, grabar una conversación en la que uno ha intervenido NO es delito; sin embargo, SI puede ser delito el uso que posteriormente se haga de dicha conversación.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *