recomendaciones-aplicar-teletrabajo-empresa-1
Written by Iñaki Barredo

LIMITES A SISTEMAS DE CONTROL DE EMPRESA EN TELETRABAJO

¿Dónde está el límite del control por parte de la empresa?

Consulta muy habitual, sobre qué dispositivos o programas puede instalar la empresa en el ordenador o dispositivos del trabajador que está en Teletrabajo.

Hay mucha litigiosidad sobre “el límite del control empresarial de los trabajadores”.

Con la Ley de Teletrabajo ya en vigor se siguen suscitando muchas dudas sobré al alcance y contenido de este control empresarial.

Ante la existencia de numerosos programas de supervisión del trabajo a distancia, se plantea la inseguridad sobre qué programas o sistemas son legítimos y cuáles vulneran los derechos laborales.

La ley de Teletrabajo lo regula en el art. 22, donde con un carácter genérico permite a las empresas “Adoptar las medidas que estimen más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales”, incluyendo “la utilización de medios telemáticos”.

 

Pero, ¿dónde están los límites a esta “supervisión”? La clave está en la obligación de las compañías de informar a sus empleados de dos cuestiones:

1.- Los protocolos de uso de los dispositivos; es decir que está permitido y qué no (como hablábamos en otro post sobre los vehículos de empresa con GPS).

2.- Vías por las cuales su trabajo puede ser monitorizado.

Estas cuestiones deben formar parte del “contenido mínimo obligatorio”del acuerdo empresario-empleado, que es recomendable esté por escrito.

Esta capacidad de supervisión tiene dos límites: la intimidad y la protección de datos de la persona trabajadora.

 

Estos sistemas de supervisión deben respetar los principios de “idoneidad, necesidad y proporcionalidad”. Motivo este por el que la empresa no podrá instalar o utilizar cualquier sistema de supervisión, sino se ajusta a estos parámetros.

 

La instalación de estos sistemas podrá ser más restrictiva si el dispositivo (ordenador, tablet, etc) es propiedad de la persona trabajadora.

 

Por lo tanto y como conclusión, con la disculpa del Teletrabajo no es posible ejercer un control que vulnere los principios de intimidad y protección de datos del trabajador, y siempre estos sistemas de control deben respetar e instalarse bajo los principios de idoneidad, necesidad y proporcionalidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *