5bfba41a0217d
Written by Iñaki Barredo

Cuándo puedes perder tu vivienda familiar en divorcio

La sentencia del Tribunal Supremo reciente no es tan novedosa

 

Si acudimos a laLey Vasca que regula la atribución de la vivienda en supuestos de divorcio, en su artículo 12 ya está prevista la extinción de dicha atribución si la persona que la tiene atribuida se casa o tiene “convivencia marital”.

Esto es lo que ha establecido el Tribunal Supremo en el caso que ha salido en todos los telediarios, y que retira la atribución de la vivienda al estar conviviendo la beneficiaria con una tercera persona.

El problema habitual en estos supuestos es siempre la prueba, esto es, acreditar dicha circunstancia. No es tanto si existe matrimonio, en cuyo caso la prueba es fácil y sencilla, sino cuando se trata de convivencia que a veces no es continuada, a sabiendas de que puede conllevar la retirada de dicha atribución de la vivienda familiar.

En estos casos debemos valorar bien con qué pruebas contamos para acreditar este hecho, y tener todo muy atado antes de instar ninguna acción. Nos podemos encontrar con supuestos muy de serie televisiva americana, con detective incluido, para acreditar esta circunstancia de una manera evidente, y no como algo ocasional, que a buen seguro es lo que se nos alegará siempre de contrario.

Antes de instar cualquier acción de este tipo, es conveniente que te asesores y te aconsejen los pasos a seguir.

sumary+(7)
Written by Iñaki Barredo

ERRORES HABITUALES SOBRE QUIEN DEBE PAGAR GASTOS VIVIENDA TRAS DIVORCIO

Una vez decidido, bien sea de mutuo acurdo o bien por sentencia a quién o quienes debe adjudicarse la que era la vivienda familiar, debemos también determinar quién debe proceder a abonar los numerosos gastos que conlleva la misma, tanto de uso como de propiedad.

En este sentido, se estará en primer lugar a lo que acuerden las partes si existe conformidad en ello, y sino debemos acudir al art. 12-9 de la Ley 7/2015 de Relaciones Familiares e supuestos de separación o ruptura de progenitores, que indica en primer lugar que todos los gastos u obligaciones contraídos por razón de su adquisición o mejora, incluido préstamo hipotecario y los seguros vinculados a dicha finalidad, deberán ser abonados conforme a lo dispuesto por el título de constitución.

En cuanto a los GASTOS que debe abonar el adjudicatario de la vivienda, establece los siguientes:

  1. Gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación vivienda
  2. Incluidos los de Comunidad y suministros
  3. Los tributos y tasas o impuestos de devengo anual

Por lo tanto, esa creencia general de que las “derramas” o los impuestos son “a medias”, si nos vamos a la Ley no es así, por cuanto la ley no discrimina entre gastos extraordinarios u ordinarios, y establece que los impuestos de devengo anual corresponden al adjudicatario de la vivienda.